¿Qué es BIM?

El futuro del diseño arquitectónico tiene nombre propio: BIM. ¿Sabes qué es y cómo está revolucionando el sector?

En artículos anteriores os hemos hablado de la realidad virtual y de las múltiples posibilidades que ofrece para los arquitectos. Sin embargo, para poder llegar a ese punto y previsualizar cualquier proyecto, se requiere de un gran trabajo previo a través de la metodología de trabajo BIM. ¿Quieres saber qué es y cómo se utiliza en la construcción de la realidad virtual? Hoy en Nivelarte, te damos todos los detalles.

BIM y la previsualización de proyectos

Al hacer referencia a BIM estamos hablando del Building Information Modeling o, lo que es lo mismo, el modelado de información en Construcción, una metodología de trabajo que abarca desde el diseño mismo de un proyecto arquitectónico hasta su construcción. Para la creación de dicho proyecto que terminará dando un prototipo o previsualización en 3D se crea una base de datos que se va actualizando según avanza el diseño.

Este modelo virtual del futuro edificio, mostrará todos y cada unos de los componentes de la construcción. A simple vista podremos ver cuál es su estructura, los materiales con los que se va a crear y sus próximas instalaciones. Sin embargo, también mostrará información no tan relacionada con la arquitectura y el diseño en si, como por ejemplo los costes de producción y los tiempos en los que se desarrollará.

Gracias a la metodología de trabajo en BIM podremos ver el futuro edificio ante nosotros y poder desarrollarlo de forma mucho más eficiente en diferentes puntos. Esto, unido a que cada vez son más los Gobiernos que obligan a utilizar esta metodología de trabajo en el desarrollo de proyecto, ha terminado por convencer a la industria arquitectónica: BIM es presente y futuro de nuestro sector.

Las principales ventajas de la metodología de trabajo en BIM

Si tuviésemos que hablar de la gran ventaja de emplear esta metodología de trabajo en el sector arquitectónico, la palabra eficiencia sería clave en nuestro discurso. Pero eficiencia puede referirse a múltiples aspectos. Y lo cierto es que BIM, ayuda en muchos de ellos.

 

  1. Reduce los costes en tiempo y dinero: esto es algo imprescindible en cualquier proyecto arquitectónico, puesto que mejora el margen de beneficio. Cuando del plano se pasaba directamente a la construcción, había cosas que era imposible prever y a la hora de desarrollar el proyecto, estos tenían un costes. Por ejemplo, uno de los problemas más frecuentes tenía que ver con los materiales, puesto que a veces sobraban y se perdían, mientras que en otras ocasiones eran insuficientes y retrasaban los tiempos. Al utilizar BIM, esto deja de ser un problema.

 

  1. Cambios al instante: como podemos prever qué va a pasar sobre el terreno, podemos adaptar nuestro modelo virtual al instante. BIM permite la realización de cambios constantes y eso es lo que se va produciendo según avanza un proyecto y se va conociendo más información sobre él. BIM crea modelos vivos que cambian y evolucionan hasta llegar a la forma perfecta que finalmente se construirá.

 

  1. Estructura el trabajo: BIM facilita la colaboración entre los diferentes equipos que conforman parte de cualquier proyecto arquitectónico, permitiendo que cada persona aporte su propia información y conocimiento en orden de crear el modelo definitivo. Además, esta colaboración continúa en la obra y permite saber cuáles son las tareas a desarrollar en cada momento y la evolución de cada una de ellas.

 

Adaptarse a las tendencias del sector nos permite mejorar nuestro trabajo y hacerlo mucho más eficiente. La metodología de trabajo en BIM ha dejado claro que trabajar mejor, no significa trabajar más, sino hacer un uso más práctico de todos los recursos que tenemos.

You may also like

Leave a comment